El Club Fuego Infernal (2ª parte)

Posteado por MundoComics 01/12/2018 0 Comentarios

La historia del primer encuentro entre el Club y la Patrulla-X no es otra que la legendaria Saga de Fénix Oscuro, puesto que Jason Wyngarde, uno de los miembros de este grupo de villanos, no era otro que Mente Maestra, uno de los componentes de La Hermandad de Mutantes Diabólicos original, el cual usó sus poderes para inducir a Fénix a que sucumbiera a los apetitos de su lado oscuro.

 

El plan se vería frustrado finalmente porque Fénix era imposible de controlar. No obstante, la derrota de los miembros del Club -una institución en principio legal, cuos miembros eran el Club Fuego Infernalciudadanos fuera de toda duda- sirvió de excusa para que el Senador Robert Kelly iniciara una serie de investigaciones acerca de lso mutantes, que acabarían por llevar a La Patrulla-X al otro lado de la ley.

 

La guerra acababa de comenzar y La Patrulla-X ya había perdida su primera batalla de propaganda. Naturalmente, las cosas no iban a quedar así. El segundo enfrentamiento entre los pupulos del Profesor Xavier y el Club se produciría a raíz d ela disputa en torno a la tutoría de Kitty Pride (Patrulla-X nº 11). Los padres de Kitty habian accedidoa internar a la joven mutatne en la Escuela de Xavir para Jóvenes Talentos, pero al cabo de poco tiempo cambiarían de idea y decidirían trasladarla al Instituto de Massachusetts, regentado por Emma Frost, la Reina Blanca. Tormenta acompañaría a Kitty al Instituto y acabaría siendo suplantada por Frost, la cual usaría su apariencia para introducirse en la mansión de La Patrulla-X y atacar por sorpresa a sus ocupantes cuando Sebastian Shaw lanzase un asalto generalizado contra el edificio encabezado por Centinelas.

 

Stevie Hunter, la profesora de baile de Kitty y la propia joven mutante fueron vitales para derrotar por segunda vez al Club Fuego Infernal que durante algún tiempo desaparreció de las páginas de X-Men para trasladar sus actividades a las de New Mutants. De hecho, fue la actuación de uno de sus miembros lo que motivaría la creación de Los Nuevos Mutantes. Donald Pierce se separaría de del Club e iniciaría su propia cruzada antimutante utilizando para ello los servicios de Sam Guthrie. Ante este avance de las fuerzas del mal por apoderarse de jóvenes cuyos poderes todavía no estaban desarrollados y sus lealtades no se habían formado, el Profesor Xavier se vería obligado a reabrir su escuela y albergar a un nuevo grupo de pupilos.

 

Pero el Club Fuego Infernal ya había hecho importantes progressos en el sentido de crear un grupo de neo-mutantes y en el Instituto de Massachusetts se estaba entrenando un grupo de jóvenes bajo la supervisión de Emma Frost. Esta espece de versión maligna de Los Nuevos Mutatnes sería conocida bajo el nombre de Infernales y estaría destinada a convertirse en el grupo rival por antonomasia de los pupilos más jóvenes del Profesor-X.

 

NimrodRoberto DaCosta, en su calidad de mutante y heredero de una gran fortuna se convertiría en uno de los objetivos principales del Club. Otro de los componentes de Los Nuevos Mutantes que estaría permanentemente en el punto de mira de estos villanos sería Magma, debido a que su rival, la hechiera vampírica Selene, estaría en el Club Fuego Infernal asumiendo el puesto de Reina Negra. Todos estos odiso aparentemente inacabables se vieron súbitamente truncados cuando Nimrod, el Centinela Definitivo, interrumpió un enfrentamiento entre La Patrulla-X y el Club en Central Park (Xmen nº 208 USA). El hecho de que Nimrod dejase vacante la plaza de Rey Blanco dentro del Club y que no hiciera distinciones entre los miembros de éste y los de La Patrulla-X fue decisivo para que se estableciera una tregua/alianza entre ambos grupos.

 

Durante algún tiempo, Magneto, por entonces líder de La Patrulla-X, ostentaría el cargo de Rey Blanco dentro del Club Fuego Infernal, y todo parecía indicar que, al mando a nivel de Infernales y Nuevos Mutantes, la Escuela de Xavier y el Instituto de Massachusetts iban a acabar fundiéndose en una sola entidad.

 

Pero las diferencias de posturas eran demasiado amplias, la presencia de Magneto dentro del Club acabaría generando terribles tensiones internas y supondría a la larga la expulsión de Sebastian Shaw del Club (New Mutants nº 75 USA). A partir de ese momento, se puede considerar que el Club Fuego Infernal entra en decadencia. Donald Pierce, el cyborg que anteriormente desempeñaara el cargo de Alfil Blanco, formaría su propio grupo de secuaces, Los Cosechadores, y se dedicaría a hostigar a los mutantes hasta la práctica eliminación de La Patrulla-X. Shaw por su parte continuaría trabajando en la fabricación de Centinelas y jugaría un papel secundario dentro de la gran coalición de villanos que desencadenarían los Actos de Venganza. Emma Frost proseguiría desempeñando su papel como directora del Instituto de Massachusetts y entrenadora de los Infernales. Magneto, por su parte, acabaría renunciando a su puesto como Rey Blanco e iría en solitario en pos de sus propios objetivos.

 

Deja un comentario